La gelatina de Wharton

Corre la voz
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Estrenando en la web la saga “Las maravillas del cuerpo humano”, os quiero hablar sobre la gelatina de Wharton.
Hace unos días vi un vídeo, donde se apreciaba la fluidez con la que se mueve un nudo en el cordón umbilical de un bebé.
A menudo el nudo del cordón umbilical se utiliza como excusa para la realización de una cesárea, alegando que es un peligro para el riego sanguíneo del bebé.
Veréis, el cordón está compuesto por una vena, dos arterias, gelatina de Wharton y otros componentes.
Al contrario de lo habitual, la vena lleva oxígeno y nutrientes desde la placenta al bebé y las arterias transportan la sangre no oxigenada del bebé a la placenta. 
La gelatina de Wharton, como su propio nombre indica, es una sustancia gelatinosa que envuelve la vena y las arterias umbilicales.
Su tejido conectivo es importante porque iguala la presión externa ejercida sobre el cordón durante una contracción evitando así que el bebé se quede sin oxígeno. ¿No os parece que estamos hechas a la perfección?
Hablando en perfección, ¡volvamos a Wharton y su gelatina!
La gelatina en cuestión, mantiene la fluidez del cordón y protege sus estructuras de colapsarse, manteniendo así el flujo sanguíneo y la oxigenación del bebé.

Imagen: Blogueiras de sling
Por eso, antes de decidir por una cesárea, es importante auscultar al bebé. Muchas veces, la bajada en la frecuencia cardíaca puede ocasionarse por una posición, del bebé o de la madre, que esté comprimiendo el cordón o la vena cava. Con libertad de movimiento de la madre durante la dilatación y el trabajo de parto, eso se puede solucionar y mantener la fluidez del parto de manera fisiológica, disminuyendo así los riesgos de una asfixia del bebé y la necesidad de intervenciones médicas. Con tan solo dejar que la madre se mueva libremente, como le apetezca…
Aquí os dejo el vídeo que os comentaba al principio. La matrona hace un nudo en un cordón y lo moviliza para arriba y para abajo, dejando claro que un nudo no es crítico ni motivo de cesárea. La imagen explica más que mil palabras:

Vídeo publicado originalmente en la página Crowned Photography.
Ana, fisiodoula en Madrid.
Corre la voz
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies